¿Cuáles son los gastos de compra de una vivienda?

4 min de lectura
Te explicamos los gastos de compra de una vivienda.

Compartir este artículo

¿Pensando en comprar una vivienda? Si es así, recuerda que además del precio de venta,  existen una serie de gastos asociados a la compra que también debes tener en cuenta. Hoy te ayudamos a repasarlos.

¿Qué impuestos se pagan al comprar una vivienda?

El pago de impuestos por compra de vivienda, varía en función de sus características.  Para la compra de una vivienda de obra nueva, se deberá hacer frente a:

  • Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), en España es del 10%, salvo para las viviendas protegidas, que tienen un tipo inferior
  • Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD). Es el impuesto que grava los documentos notariales, mercantiles y administrativos en lo referente a la compra de una vivienda nueva y será el comprador quien deba abonarlo. Representa entre el 0,5% y el 1,5% del valor total de la vivienda.

En el caso de una vivienda de segunda mano, se deberá hacer frente a:

  • Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP). El porcentaje varía según la comunidad autónoma, pero suele oscilar entre el 6% y el 10%

Aquí te explicamos más beneficios y contras de cada opción: Obra nueva o segunda mano

Los gastos de compra de una vivienda que debes tener en cuenta

Los gastos de Notaría de compra de una casa

La Notaría cobrará por la formalización de las escrituras públicas y otros documentos. Los honorarios suelen estar establecidos según aranceles o tarifas fijadas por el Estado o las entidades correspondientes y podrán variar en función del precio del inmueble.

Los gastos de Notaría vinculados a la compra de una vivienda, variarán en función del país y de la región donde se desarrolle la operación, además de otros factores relacionados con el precio de la vivienda, la complejidad del proceso o la entidad notarial seleccionada.

Te puede interesar: Qué es el Flipping inmobiliario

Otros gastos a tener en cuenta

  • Gastos de Inscripción en Registro. Una vez que la vivienda está escriturada, es necesario inscribirla en el Registro de la Propiedad. Los gastos varían según el valor de la vivienda.
  • Gastos de Gestoría. En el caso de decidir contratar una gestoría para que realice todos los trámites relacionados con la compra, se deberán asumir también sus honorarios.
  • Gastos de tasación. Si se necesita solicitar una hipoteca, el banco exigirá una tasación de la vivienda, para conocer el valor real del inmueble. El coste de la tasación depende de la empresa tasadora y del valor del inmueble y la asumirá también la parte compradora.
  • Gastos de la hipoteca. En caso de contratar un préstamo hipotecario, este llevará asociados algunos gastos:
    • Comisión de apertura. Algunos bancos cobran una comisión por abrir la hipoteca.
    • Notaría, registro y gestoría. Gastos relacionados con la firma de la hipoteca.
    • Seguro de vida o seguro de hogar. Algunas entidades bancarias exigen la contratación de estos seguros como condición para conceder la hipoteca.
  • Gastos de intermediación. En caso de utilizar los servicios de una agencia inmobiliaria, se deberá hacer frente a sus honorarios, que suelen ser un porcentaje del precio de venta.
  • Otros gastos. Dependiendo de la situación, podrían aparecer otros gastos como la realización de un certificado de eficiencia energética, el cambio de titularidad de suministros, o posibles reparaciones o reformas previas a la mudanza.

Es fundamental que, antes de comprometerte a comprar una vivienda, te informes detalladamente sobre todos estos gastos y, si es necesario, busques asesoramiento para tener una idea clara del desembolso total que implica la operación.

Aprende con el Blog de Selekta Properties: Vicios ocultos en tu vivienda

¿Qué paga el vendedor de una vivienda de segunda mano?

Al vender una vivienda de segunda mano, se deben asumir también una serie de gastos e impuestos. Estos son los principales gastos asociados a la venta de una vivienda, asumidos por el vendedor, en España.

  • Plusvalía Municipal (Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, IIVTNU). Se trata de un impuesto que grava el incremento de valor que ha experimentado el terreno de la vivienda, desde su compra hasta su venta. Se paga al ayuntamiento donde esté ubicada la vivienda, y su importe depende de factores como: la ubicación del inmueble, los años transcurridos desde la última transmisión o el valor catastral. Descubre cómo calcular la plusvalía en Barcelona.
  • Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Si al vender la vivienda se obtiene una ganancia patrimonial, es decir, se vende por un precio superior al de compra, esta ganancia se debe declarar en la declaración del IRPF. No obstante, existen algunas exenciones y reducciones, como por ejemplo si el vendedor es mayor de 65 años o si reinvierte el importe en la compra de otra vivienda habitual.
  • Gastos de cancelación de hipoteca (si aplica). Si la vivienda que se vende tiene una hipoteca pendiente, generalmente se procede a cancelarla con el dinero de la venta. Esto conlleva gastos como:
    • Comisiones de cancelación anticipada (si las hubiera).
    • Gastos de notaría por la escritura de cancelación.
    • Gastos de registro para la cancelación registral de la hipoteca.
    • Gastos de gestoría, si se contratan estos servicios para llevar a cabo la cancelación.
  • Certificado de eficiencia energética. Es obligatorio proporcionar al comprador un certificado de eficiencia energética del inmueble. Si el vendedor aún no lo tiene, el vendedor debe obtenerlo, y esto tiene un coste.
  • Certificado de estar al corriente de pagos de la comunidad: Si la vivienda forma parte de una comunidad de propietarios, generalmente se solicita un certificado que acredite que el vendedor está al corriente de pago de las cuotas comunitarias.
  • Gastos de intermediación inmobiliaria: Si se contrata a una agencia inmobiliaria para que gestione la venta, habrá que pagar sus honorarios, que suelen establecerse como un porcentaje del precio de venta.
  • Otros gastos: Pueden surgir otros gastos menores, como la obtención de notas simples del Registro de la Propiedad o la realización de pequeñas reparaciones o mejoras para hacer el inmueble más atractivo para la venta.

Si vas a vender una propiedad, es importante que estés bien informado sobre estos gastos para evitar sorpresas inesperadas y poder calcular el neto que obtendrás en la operación. 

Las condiciones específicas pueden variar según la comunidad autónoma, por lo que es recomendable que consultes y te asesores sobre tu caso particular.

Así que, sea cual sea tu próxima incursión en el mercado inmobiliario, asegúrate siempre de estar bien asesorado por profesionales expertos en el sector. Si tu objetivo es la compra, la venta, o incluso ambas, siempre es mejor hacerlo de la mano de los que realmente saben. 

Además de ayudarte a encontrar o vender tu propiedad, te guiaremos en todo lo referente a los gastos de compraventa de la vivienda. Te ahorrarás tiempo, esfuerzo y, sobre todo, minimizarás el estrés.

Compartir este artículo

OTRAS NOTICIAS RELEVANTES

Abrir chat
Escanea el código
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?